19 febrero 2009

El conde

Lo llamo a Laiseca, quiero saber cómo anda.
- Con este calor no puedo pensar, flaco.
Siempre habla así. Dice flaco. Gruñe. Respira y se escucha la respiración del otro lado del teléfono. A lo lejos, un televisor encendido.
- No puedo pagar mis cuentas, flaco.
- Yo hago que se acumulen las cuentas, Alberto.
- No puedo, flaco.
Le digo que ya encontraremos alguna forma de pagarlas y lo convenzo de que me cuente cómo escribe sobre sexo.
- Eso lo puedo hacer - dice.

4 comentarios:

Pueyrredon y arenales dijo...

A mí me gustaría llamarlo a Fogwill, tengo muchas preguntas para hacerle.
Abrazo!

a. prats dijo...

Mañana le pregunto.

Julieta dijo...

siempre tiene de un lado la birra y del otro un té. Y me gusta que me diga julietita, lo encuentro encantador!

Saludos!

a. prats dijo...

no sé si esta chica habla de Prats o de Laiseca. Igual, gracias Julietita.