30 agosto 2008

La historia comienza

El viernes almorcé con Iván, mi dealer, en la cantina de Aldo, y me comentó que estaba interesado en que yo escribiese una novela de género. Una novela de acción, dijo, barata, fácil de leer, como aquellas que editaba Bruguera en los años ochenta. Pero además quería que estuviese bien escrita. Le pregunté cuánto iba a pagarme y me dijo que eso lo podíamos hablar en cuanto tuviera algunas páginas. Quizás podía ser en especias, dijo y acepté. Iván, además de dealer, tiene una editorial independiente. Y además de dealer y editor independiente trabaja como guionista de MTV. Iván tiene una teoría y es que Michael Jackson se hizo blanco porque sólo los blancos pueden triunfar en el mundo de la música pop. Michael Jackson quería ser popular, quería vender millones y por eso pasó del negro al blanco, dijo Iván, mientras comía milanesa con papas fritas. Le dije que podía ser así y enseguida me dio un ejemplo: en los libros de historia del rock siempre en la tapa aparecen o Los Beatles o los Rolling Stones o Elvis Presley. Es el racismo del rock.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

te lo digo de onda...pero la nota -creo que tuya- de Lynch en el suplemento Ñ me pareció un ejemplo de lo peor del periodismo cultural. La no entrevista, la no critica, el no informe...un desperdicio absoluto...poco interesante lo que sacaste de un personaje tan rico como Lynch...disculpa por lo arrebatado de este post...pero lo tenía atravesado...estuve varios días pensando en esto...

abrazo,

nacho

a. prats dijo...

Gracias, Nacho.

a. prats dijo...

Porque hay que sacar lo que uno tiene atravesado. Cuando quieras mandame un mail y lo discutimos.

V dijo...

Este post está muy bueno, en serio. Y mi humilde opinión es que la nota a (o de) Lynch fue excelente. Ahí había algo vivo. Y eso, en periodismo, es muy pero muy difícil.