11 enero 2007

Janis Joplin

"When I cannot sing my heart
I can only speak my mind"
1.
El lunes estaba sentado en mi balcón, cerveza, música (de seguro sonaban The Libertines) y aire. Imaginé que enfrente mío estaba sentada Janis Joplin. Imaginé que me acercaba, que ella se quedaba callada y yo le intentaba dar un beso. No, decía entonces ella y miraba el suelo, la calle, los autos desorientados a mitad de la noche. Ella miraba el aire. Quise caer. Girondo alguna vez lo escribió: "Abandoné las sombras,/ las espesas paredes,/ los ruidos familiares,/ la amistad de los libros,/ el tabaco, las plumas,/ los secos cielorrasos;/ para salir volando,/ desesperadamente."
2.
Hace unos años escribí un cuento sobre Janis Joplin. O no sé si era sobre ella, sobre su voz, sus inquietudes y amarguras pintadas con esa voz de rock hiriente. La historia del texto era simple: chico (yo) que iba al cumpleaños de una amiga (ella es de Neuquén) en su departamento de la calle Boulogne Sur Mer o San Luis, o alguna de esas calles que están entre Facultad de Medicina y la avenida Corrientes (cero Abasto y más Once). Mi amiga (la del personaje, un tal Prats) tenía el poster de Janis Joplin en la pared. Y mientras tomábamos una cerveza (de esas cervezas en vaso de plástico, que siempre están un poco calientes pero también felices) me contaba sobre la viejita que vivía en el departamento junto al de ella. Una anciana simpática y sin dientes que nunca se quejaba por los ruidos molestos, la música alta o los gritos, que en la casa de mi amiga se escuchaban todas las noches (o casi). El final del texto contaba cómo, luego de ¿comer? ¿beber? ¿tragar? una gelatina de frutilla preparada con vodka o gin o lo que sea, yo comenzaba a delirar y la viejita se me aparecía en la habitación de mi amiga (desnuda, sin dientes) y teníamos sexo en la cama cucheta (en la de abajo) de mi amiga neuquina. A la mañana siguiente, la viejita en realidad era Janis Joplin, que me despertaba porque había resucitado y comenzaba a interpretar una canción suya con una guitarra criolla.
Ese era (es) el cuento.
3.
Ayer volví a encontrarme con Janis, o no sé si era Janis, pero de seguro le había robado el espíritu a la Joplin. Janis, esta vez, me hablaba y me susurraba: quiero desafiarte a un partido de pool. Acepté. Fuimos a un reducto de mala muerte que ella conocía. Compramos una cerveza, una ficha y comenzamos a jugar. Ella me preguntó qué apostamos. Ella pidió un post en el blog. Yo, un beso. Le dije que no se dejara ganar. Ella sonrió. Hacía muchos años que yo no jugaba, pero la cerveza ayudaba (como ayuda siempre) a enfocarte en un punto y disparar la blanca en un viaje sinuoso hasta la rayada verde (ella había metido una lisa en su primer movimiento). Y fue un momento en el que el aire se detuvo, las miradas de los que estaban ahí se perdieron en nosotros y una naranja (lisa) enloqueció para meter, sin más, a la negra en el hoyo que estaba a mi izquierda. Gané. Ella quiso que yo cobrara mi premio. Pero le dije que no, que era demasiado pronto, que el premio lo iba a cobrar cuando yo quisiera.
Y así fue.

13 comentarios:

Old Girl dijo...

Pratsi: ud. acaba de citar a uno de MIS POEMAS, sobre el cual tengo algunos... porcentajes, me entiende?
Si no quiere problemas, deposite USD 3000 en la Caja de Ahorro
Su-quía, a nombre de la gran Oh Dae-su.
Y por favor, faxee el comprobante de depósito.

Julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
a. prats dijo...

Old: Acabo de enviarme el comprobante del depósito por fax. ¿Le llegó? Es una linda poesía, la verdad. Para quien la quiera leer: "Vuelo sin orillas".
pd. Es muy simpático que me diga Pratsi.

J: La historia con Janis continuará. Ya postearé más encuentros trascendentales. Quizás sea casi una telenovela. Y con respecto a la apuesta, todo chico tiene que mantener su palabra. Debe cumplir, ¿no?
Besos para usted también.

Lu dijo...

Me encantó Prats. Estoy evaluando si sumarme o no a su grupieclub (fíjese que ni un hombre pasa por aca, algún encanto debe tener).
Y qué bueno eso de escuchar a janis en el balcón tomando cerveza. Creo que no existe casi comparación. El balcón es lo mas.
salutti

Old Girl dijo...

Agente Prats: ha llegado el comprobante.
Digame, yo le he mandado un mail a esa dirección que posteó, pero existe? Porque no he recibido su respuesta. Por favor conteste en un plazo de 48 hs. Ud. debe pasarme una información secreta, de esto depende el destino de la humanidad. Cambio (y fuera).
Agente Oh.

Julia dijo...

me parece bien q la historia continúe y más aun, q los encuentros sean trascendentales (no me vas a creer, pero hoy, antes de leerte yo había usado esa palabara poco frecuente en mí para escribir algo). me gusta janis para vos.
beso!

a. prats dijo...

Gracias, Lu. Súmese al Club, tiene ese no sé qué... Los hombres también son bienvenidos, pero ni ráult aparece por aquí.
Old: Son tantos los mails que recibo a esa dirección que, por lo general, las respuestas tardan entre 3 y 5 días, como la simple de correo argentino.
J: Me encanta Janis. Escucharla en el balcón, durante toda una noche. Y me interesa influir en su escritura. Quizás no sólo sean palabras sino también ciertas ideas.
Besos a las tres.

Old Girl dijo...

Pratsi: no se haga el canchero, que la respuesta me llegó volando.
Eso déjelo para sus groupies adolescentes, a mi no me engaña. Un mensaje de la augusta Oh dae-su es respondido, por ud. o por cualquiera, en un santiamén.

Baje un cambio Pratsi, por favor, no lo quiero hacer pasar por estas puestas en evidencia.

Old Girl dijo...

Ah, pase por mi casa más seguido, si no estoy, déjeme dicho que ha pasado. O está ocupado escribiendo los signos del zodíaco para la revista dominical? Si es asi, al menos dígame que le depara a Virgo esta semana. Se lo agradeceré.

Luciernagaa dijo...

Old: (con todo respeto) y por casa como andamos? ud. se fugó! acabo de pasar por allí en busca de 1 respuesta y sin dudarlo me vine para lo de Prats, pasando por el living me doy cuenta de que está instalada en el ¨rincón de los comments¨, pero qué cosa eh.
Sin dudas la casa de Prats es un blog ¨para instalarse¨, pero che, miren mi caso: cambié la plantilla y nadie me visita desde hace ya unas 56 horas (aproximadamente).

Anónimo dijo...

Joplin se murió el 4/10/70=4+1+0+7+0=12=1+2= Sí, tres.
"All is loneliness", ¿no?

Julia dijo...

pero esto es maravilloso!!
cierra por todos lados!
como es q lo tenes todo siempre pensado???!!

a. prats dijo...

Todo está conectado. Es casi como un capítulo de Lost. Siempre me persigue el tres.