02 marzo 2008

Filosofía

El kata es una combinación de posturas del karate de defensa y ataque. -- dice Fabián Casas (Ensayos Bonsai, Emecé)-- Es meditación en movimiento. Parecen servir para atacar y defenderse pero en la práctica sirven para meditar. Fabián dice que se armó un kata literario: "está compuesto por estos manifiestos a los que veo como movimientos para meditar y crecer, para producir vida.
1) La Carta a la Dictadura Militar, de Rodolfo Walsh.
2) El escritor argentino y la tradición, de Borges.
3) El prólogo de Gombrowicz a la edición del Ferdydurke argentino.
4) El prólogo a Los Lanzallamas, de Roberto Arlt.

"En karate existen muchos katas, creo que cada uno, a lo largo de su vida, debería armar los que se le canten."
Y sigue, en un párrafo que parece que no tiene nada que ver y sin embargo: "Con la primavera llegó a mi vida un regalo de Dios que se llama Rita. Tiene tres meses. La otra noche estábamos en el parque y se puso a cavar un pozo, lo hacía con un convencimiento milenario, lo hacía con el corazón de la especie. De esa manera me gustaría escribir".

2 comentarios:

la Dama sol dijo...

que lindo.
Me encantan los nenes, como hacen todo como si fuera la última vez.
Como juegan al extremo.
Como lloran desesperadamente por un caramelo.

¿Por qué molestará tanto el llanto de los bebés? Será porque nosotros quisiéramos llorar así y no podemos? ¿Quisieramos ser así de expresivos, y de coprometidos con lo que nos pasa?

Me gusta sentarme en la plaza y mirar jugar los nenes. Sobre todo a los de ojos inteligentes.

Tu post me hace acordar que todavía no leí los lanzallamas.

Saludos, Prats.

a. prats dijo...

Hola Dama Sol: gracias por comentar. Yo también me divierto más viendo a los nenes jugar que quedándome con los grandes. Y es interesante, porque creo que Rita es la perra de Casas y sin embargo, ahora que releo el texto, nunca lo dice.
Besos
Prats