02 diciembre 2009

Raro bis

Nada, digo que si todos los días te dedicás a comer cualquier tipo de carne asada, sea de cerdo o de res, siempre adobada, y todos los mozos te juran que no pica, pero pica como la mierda, entonces encontrarte con un Starbucks que en su propia esencia no es tan mexicano sino más bien yankee, uno lo agradece. Anoche comí con unos amigos escritores en un asador que se llamaba La vaca argentina. Uno de los escritores, director del Canal 22, le llegó su plato con unos medallones de carne, pero atravesados por un cuchillo que se clavaba en la tablita de madera. El que estaba junto a él, autor de Los culpables, le comentó: ¿Es un mensaje mafioso? Yo pedí comida mexicana, desde luego.

2 comentarios:

chino dijo...

¿Buena onda JV?
Una vez le mandé unas preguntas por mail y respondió rápido y simpático, como en sus crónicas.

a. prats dijo...

Un genio