14 octubre 2009

Remeras

Tengo una manía. Ciertas remeras –no todas– las doy vuelta para que se le vean las costuras. ¿Explicación? Ninguna. Aunque Philip Roth, pone en boca de la amante del protagonista de Engaño una explicación a la misma manía. “Es muy elegante –dice la mujer– sugiere que eres una persona algo anárquica”. Admito ante el tribunal, entonces, mi anarquía.

1 comentario:

Micaela Sofía dijo...

Cuando no me gusta el estampado de una remera, hago lo mismo y cuando me preguntan porque lo hago digo
"es mi forma de manifestarme en contra"