15 septiembre 2009

Rock

Recibo un mensaje:
"Lo lindo es que ya nadie te puede negar el rock. Es fastidiosamente tuyo."

2 comentarios:

Paula dijo...

El otro día, un hermano mío que no sabe nada, me dijo que el rock es para adolescentes, una etapa que hay que superar.
Mencionó a Pomelo y la consigna de rompamos todo ja.
De todas maneras, a mí me sigue gustando. En fin...

M. de Mariana dijo...

No se porqué tanto desprestigio para con Pomelo. Romper todo es, después de todo, la manera de desarmar lo que ya está hecho y reconstruirlo. Es la parte dinámica de lo que se llama, en general, para algunos, vivir. (También están los que viven con el mismo decorado toda la vida y caminan con Ana Karerina bajo el brazo.)
El rock dejó de ser un solremimenor el día en que lou reed salió a ver si llovía para convertirse en algo que se llama... ehm... ah, si, ACTITUD. Y no, lejos de ser para adolescentes es una cuestión de adultos: conseguir vivir en este mundo es rock. Es menester, de hecho, que sea rock.
Para adolescentes, hermano de Paula, existen los músicos que dicen ser melómanos y no escucharon a Malher pero fabrican canciones de manual (éstas, por supuesto, en solremim) poniendo en la licuadora las palabras: amor pena tristeza fuiste desde perdi sólo fuego árbol caído.
En general visten pantalones de gabardina, nunca jean porque raspa. Tocan guitarras y lloran porque los dejan las mujeres. En general los dejan por rockeros, claro.