22 julio 2009

White album

Anoche caminaba con una groupie que decía odiar ser groupie por las calles de Palermo Cheto. Ella cantaba canciones de los Beatles (blackbird singing in the death of night, take these broken wings and learn to fly) y yo le tiraba uno tras otro títulos del álbum blanco. Ella balbuceaba algunas letras en inglés, de vez en cuando desentonaba. Un rato antes habíamos estado en un bar con un camarada de revoluciones y otras chicas que en algún momento podrían ser groupies, y ella me decía que odiaba a Cat Power. Yo le dije que suelo enamorarme de las chicas inalcanzables.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que desentonara ni que fuera groupie de nadie ni que odiara a Cat Power, a las groupies de Chan ni a las groupies de nadie. Probablemente sí balbuceara las letras y las reemplazara por algunos lará lará y dijera que de pronto la blogósfera se llenó de fanáticos de Cat Power y que no le parecía para tanto. Gran diferencia. De cualquier modo, y aunque puedan negarte el blog, o el rock, o ambos y unas cuantas otras cosas, quién podría negarte que difamar así a una pobre chica ignota, ignara, ígnea es una estrategia perfecta para ganarte un comment reivindicativo. ¿Estrategia o trampa?
P.D: odio a los que odian a los anónimos.

Hernán Pueyrredon dijo...

Salud! Cuente con mi aullido para mantener vivo el espíritu.

a. prats dijo...

Estrategia, desde luego. Quería ver si entrabas al block y te convertías en groupie.
Extrañaremos a Pueyrredón y Arenales, camarada.

Anónimo dijo...

Eso es, precisamente, hacer trampa: el viejo truco de difamarme para que me vea obligada a hacer un comentario en tu block. Igual me halaga que me hayas dedicado un posteo, pese a que no ofrecés de mí la mejor imagen: groupie de no se sabe quién, desentonada y balbuceante, una desgracia. A vos, en cambio, te describís como todo un señorito que tira títulos de canciones con precisión de rocola. Vamos... Mi memoria guarda las siguientes frases salidas de tu boca de gramófono: "la que dice Rita me gusta..." o "está buena la de Harrison; la que se llama... ¿cómo se llama?" Y también recuerdo al compañero anarcopoetapublicista taciturno porque no se sabía una sola canción de los Beatles. Manifiestamente divertida la otra noche, dicho sea de paso. Las posibles groupies -según vos- que llevé conmigo me dijeron que la pasaron de diego.

a. prats dijo...

Tenés toda la razón. Tengo más precisión de casete regrabado que de rocola. Pero no te hablé de Rita (¿Lovely Rita?) sino de "Martha my dear". Acepto que me sorprendió su conocimiento sobre melodías y letras de los Beatles, aunque por momentos (escasos momentos) haya desentonado, más que nada cuando estaba parada en Córdoba acompañando a su amiga en la parada del colectivo. Pero digo que fueron escasos, y que además esos momentos la humanizan. Acepto que usted es una excelente compañera de mesa y de caminata y que, para dedicarse a probar equipos de deportes extremos, escribe muy bien.

Hernán Pueyrredon dijo...

Es que mis aptitudes beatles sólo brillan en el canto bar, con los beneficios del subtitulado.

Julieta dijo...

¿sabía los otros tres temas?

En fin, a veces lo inalcanzable también viene adornado de desepción.

Saludos!

M. de Mariana dijo...

BUENO, si, "SUELO enamorarme de"... entonces confirmamos que siempre hay una excepción que hace a la regla.
Eso puede hacerme feliz.